AT&T compra T-Mobile

AT&T

Esta mañana me he levantado con la sorprendente noticia de que AT&T ha comprado T-Mobile por la friolera cifra de 39 billones de dolares. A priori puede ser una noticia más en este mundo tan capitalistas que nos rodea. Además, la mayoría de los lectores se preguntarán qué tiene que ver ésto con Android. Pues creo que sí es algo importante e interesante de analizar. Para entenderlo, veamos el panorama de las compañías de telefonía móvil en Estados Unidos:

En los últimos tiempos, los consumidores de telefonía móvil en USA tenían 4 opciones mayoritarias a utilizar. En los primeros escalones dominantes se encontraban AT&T y Verizon luchando por la supremacía. Siguiendo la estela de estos dos gigantes, se localizaban, equilibrando el panorama competitivo, Spring y T-Mobile. Pues bien, con este movimiento empresarial AT&T no sólo se afianza como el número 1 en este sector en Estados Unidos sino que además borra de un plumazo a uno de sus competidores. Es evidente que si Verizon no quiere quedarse atrás, el siguiente paso lógico que casi le han obligado a dar es comprar Spring.

Después de dejar claro como quedaría el escenario teleco en USA, os argumento la conexión entre esta noticia y Android. Lo que es evidente es que con este movimiento empresarial la competencia en el mercado va a tender a ser menor. Por lo tanto, al haber menos competencia está claro que el grado de innovación bajará, ya que las operadoras tendrán que luchar contra menos competidores emergentes. Si tenemos en cuenta que T-Mobile fue la primera empresa en Estados Unidos en lanzar un teléfono Android, es decir, una empresa más débil en el sector, resulta indiscutible que este movimiento encorsetará a las empresas más innovadoras. ¿Alguien pone en duda qué sino hubiera habido diversidad de compañías telefónicas hubiera salido al mercado algún teléfono con Android como sistema operativo?

Si algo nos ha demostrado Android, es que la competencia es buena y sana, teniendo como resultado diferentes productos a gusto del consumidor. Pero si el consumidor tiene pocas opciones donde elegir, está claro que las compañías no tendrán que esforzarse tanto para satisfacer sus necesidades y se estancarán en los productos rentables.

Todavía está por ver como resulta la operación, ya que el proceso podría tardar unos 12 meses en completarse. Además, no está tan claro que el gobierno norteamericano permita la adquisición de T-Mobile EE.UU. por parte de AT&T y de Sprint por Verizon. Las espadas están en todo lo alto y los próximos movimientos serán interesantes para comprender como queda todo este entramado y sí puede afectar a las operadoras españolas. Lo que sí es indudable es que Deutshce Telecom (la sociedad matriz de T-Mobile) es la que más gana con esta operación: se sale de un mercado en donde no han funcionado bien manteniendo un 8% en la fusión y se pueden centrar en su producto europeo.

Imagen: MrVJTod via Flickr

raudjcholo

Soy Raúl Núñez, profesional de la tecnología y amante del pádel.

Twitter Google+ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *