El cambio de estrategia de HTC con la nueva línea One

HTC Dream G1

La marca HTC siempre estará ligada a Android de una manera especial. La empresa taiwanesa fue la primera en lanzar un smartphone con este sistema operativo, el HTC Dream. A partir de ahí, HTC acaparó el número uno de las listas de dispositivos Android durante bastante tiempo.

Pero, en la actualidad, si preguntamos a cualquiera quién ostenta ese trono, seguramente nos responda que Samsung. Y es que la compañía coreana ha sabido jugar muy bien sus cartas en la partida de la tecnología móvil. Samsung detectó lo que necesitaban los usuarios y las carencias de HTC para potenciar su propia estrategia.

El principal problema de HTC durante estos últimos años es que han sacado demasiados terminales al mercado con casi las mismas especificaciones técnicas y en periodos de tiempo muy cortos. Por ejemplo, el HTC Sensation fue lanzado en Mayo de 2011 y el Evo 3D en Julio del mismo año. Prácticamente la única diferencia entre ambos es que uno puede grabar vídeos en 3D y el otro no. Con esta estrategia de mercado, el usuario se enfada bastante. A nadie le gusta comprarse un smartphone y que a los dos meses la misma compañía lance un modelo prácticamente igual con unas pequeñas mejoras. Lo que quiere el usuario es tener el último modelo disponible el mayor tiempo posible. Y lanzar diferentes modelos cada poco tiempo y prácticamente idénticos no es lo ideal.

Samsung supo aprovecharse de estos dos factores para montar su estrategia comercial y lanzar un teléfono duradero para cada tipo de gama. Con el lanzamiento del Samsung Galaxy S II consiguió llevarse de calle a los demandantes de móviles de gama alta. La actualización de este terminal con la salida al mercado del S 3 será de un año aproximadamente, tiempo de sobra para no molestar al usuario.

HTC One XL

Pero HTC ha sabido darse cuenta de los males que le habían llevado a dejarse comer la tostada por Samsung, y en el MWC 2012 anunció su cambio de estrategia con la salida de su nueva línea de smartphones, la serie One. Los chicos de HTC se centrarán a partir de ahora en sacar al mercado un menor número de smartphones de manera que puedan destinar más recursos y esfuerzos a los mismos. Un móvil por cada tipo de gama y con actualizaciones más espaciadas en el tiempo.

La serie One ha provocado un terremoto en HTC cambiando su modelo de negocio totalmente para competir abiertamente con Samsung. Es el comienzo de nuevos tiempos para la empresa taiwanesa y habrá que ver los resultados que obtienen con este movimiento. De momento, estoy seguro que los usuarios y simpatizantes de HTC son los que más agradecen el cambio.

raudjcholo

Soy Raúl Núñez, profesional de la tecnología y amante del pádel.

Twitter Google+ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *