Cómo podría Google reducir la fragmentación en Android

 Android Origami

 

La fragmentación sigue siendo uno de los males endémicos de Android. Al principio, el problema residía principalmente en las diferentes versiones del sistema operativo que existían. De este modo te podías comprar un teléfono con una versión de Android u otro con otra versión distinta. Pero a medida que ha pasado el tiempo, la madeja se ha liado aún más. Actualmente, los fabricantes sacan sus propias versiones de sistema operativo basadas en Android, con lo que pueden construir un ecosistema individual a su alrededor. Un ejemplo claro es el Kindle Fire, que basado en Android 2.3, ha creado su propio sistema operativo con, incluso, su propia tienda de aplicaciones.

Casos de este tipo se repiten en casi todos los fabricantes, que terminan implementado una interfaz de usuario propia por encima de Android. Es el caso de TouchWiz en Samsung ó la interfaz Sense de HTC. De este modo, la experiencia de usuario no es la misma en un teléfono u otro aunque la versión del sistema operativo sí lo sea. El resultado es que la mayoría de los usuarios ni siquiera saben que están comprando un teléfono Android. ¿Pregúntenle a un usuario de Iphone sí sabe o no que está utilizando un Iphone? Por lo tanto, al final, la marca Android se ve perjudicada por esta dichosa fragmentación.

Google sí dió un paso en este sentido creando su propio teléfono. El smartphone de Google, actualmente el Galaxy Nexus, te garantiza que podrás disfrutar de la última versión de Android sin ningún tipo de aditivos. Pero bajo mi punto de vista parece insuficiente. Y es que la raíz del problema reside en que Android es un sistema operativo de código abierto. Cualquiera puede basarse en él para crear su propio sistema operativo.

Pero Google no es una empresa novata en estas lides. Algo parecido le pasó cuando lanzó al mercado su propio navegador, el Google Chrome. Al principio, el código fuente de este navegador también estaba totalmente disponible para modificar al antojo del consumidor. Pero a medida que Chrome fue penetrando más y más en el mercado, Google se dió cuenta que podía matar la gallina de los huevos de oro si dejaba libre acceso al código del navegador.

 

Logos Chrome y Chromium

 

Google se dió cuenta que para hacer frente a Internet Explorer y Mozilla Firefox tenía que evitar que su navegador no se fragmentara. Y, para ello, tenía que conseguir que la experiencia de usuario utilizando Google Chrome fuera la misma en cualquier tipo de ordenador. Pero, ¿cómo hacer ésto sin vulnerar el espíritu del código abierto? Pues dividió el proyecto en dos. Por un lado convirtió Google Chrome en un navegador gratuito de código cerrado y, por el otro, creó Chromium, un navegador de código abierto a partir del cual se basa el código fuente de Google Chrome.

La jugada le salió redonda, ya que actualmente Google Chrome se ha consolidado en el tercer puesto de los navegadores más usados y los analistas vislumbran una subida de posiciones en los próximos años. Por lo tanto, con estos precedentes, ¿por qué no hacer lo mismo con Android?. No se perdería el espíritu del código libre y se paliaría la fragmentación. Además, se podría construir un ecosistema más personalizado para aquellos móviles que usaran él Android de código cerrado. Por otro lado, aquellos fabricantes que siguieran apostando por lo suyo podrían usar como base la versión de código abierto.

En realidad, creo que Google ya está pensando en estos términos respecto al futuro de Android. Simplemente supongo que están esperando a que Android alcance un nivel de madurez óptimo para realizar el cambio. Personalmente creo que sería una muy buena noticia para el prestigio de la marca y se conseguiría llegar a más usuarios. De hecho, a Google Chrome no le ha ido mal con este cambio. Veremos en un futuro que pasos dan los chicos de Mountain View para reducir la fragmentación.

Imagen: Scarygami vía Flickr

raudjcholo

Soy Raúl Núñez, profesional de la tecnología y amante del pádel.

Twitter Google+ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *